2 comments

Conocé el primer surfo de Costa Rica. La vieja escuela del surfing nacional.

by tuanix

 

Contando la historia con Roberto Miranda.

Hablar de surfing en Costa Rica en los años 70 era algo que la gran mayoría de personas desconocía, ya que este deporte era practicado por muy pocas personas en nuestro país y además no era nada sencillo poder practicarlo con facilidad si no se vivía en lacosta, debido a las dificultades que existían para trasladarse en el país. Los accesorios en ese entonces eran rudimentarios y las técnicas un poco ortodoxas. Sin embargo; la pasión por el mar, la naturaleza y ese espíritu de aventura siempre podía más que cualquier cosa y muchas veces dejaba experiencias que hoy en día aquellos hombres aventureros cuentan a sus nietos e hijos y son un pasado importante para la historia del surfing nacional.

Pero esa generación sigue más viva que nunca y uno de estos guerreros de las olas hablo con nosotros y nos cuenta todo sobre los detalles de aquella época de este lindo deporte en nuestro país.

Pionero del Surfing Costarricense – Roberto Miranda.


¿Cómo era el surfing y el ambiente de este deporte cuando vos empezaste a surfear?

Que yo recuerde el surf en Costa Rica empezó a finales de los sesentas que fue cuando comenzaron a llegar los primeros surfistas extranjeros al país provenientes de California o de la Florida, ellos venían en microbuses o en veleros buscando la ola perfecta por el pacifico de Centroamérica. En ese entonces el ambiente que existía era más como de aventura y no tanto de competencia. Esta disciplina en nuestro país tenía una particularidad y era que nosotros los primeros surfeadores éramos de la zona central del país y no de la costa. Y otros ticos que iniciaron a surfear en esa época eran porque estudiaban en Estados Unidos o iban de paseo y aprendían el deporte allá y traían sus tablas y lo practicaban acá.

 

En la actualidad, Miranda corre el Circuito Nacional Máster de la Federación Nacional de surf, donde se coronó campeón de la segunda fecha en Playa Tamarindo en la categoría Gran Kahuna.

¿Porque motivo fue que empezaste a surfear vos propiamente?

Nosotros la familia Miranda hemos tenido siempre nuestra casa de playa en Boca de Barranca y el punto de surf nos quedaban muy cerca y empecé a ver a estos extranjeros practicando este bello deporte y fue como un flechazo directo al corazón y me enamore del surf, entonces el siguiente paso fue comprar una tabla a estos extranjeros para empezar a aprender a surfear.

¿Qué datos consideras como a resaltar de aquella generación de primeros surfeadores?

Algo a resaltar es que éramos personas amantes de la aventura ya que teníamos muchas limitaciones; el viaje a la playa era muy largo, no éramos nadadores expertos, no conocíamos los leash y en repetidas ocasiones teníamos que salir nadando hacia la playa a recoger la tabla, se tenía desconocimiento del comportamiento de los tiburones en las aguas del pacífico costarricense y entonces existía un temor muy grande por el posible ataque de estos animales.

¿Qué puntos eran buenos para surfear en tu juventud y cuales se han mantenido desde entonces?

El mejor punto en ese momento era playa de Doña Ana que estaba formado por tres quiebres de olas independientes conocidos como el primero, el segundo y el tercero. Normalmente en un swell mediano se podían surfear los puntos 1 y 2 en una sola ola y corrías 400 mts y si el swell era grande se podían unir los tres puntos y correr un promedio de 600 mts en una misma ola con varias secciones de tubo y una pared impresionantemente buena, se podría decir que era de categoría mundial. Pero a inicios de los 80 por la construcción del muelle de caldera y la extracción de arena en el Hoyo ese punto dejó de funcionar. Otros puntos que se corrían eran Boca de Barranca con una categoría muy superior a lo que es hoy en día y con un swellgrande se podían correr olas hasta de 15 pies con forma perfecta pero por ese mismo motivo del muelle perdió un poco su potencial. Además otros puntos que se surfean eran Roca Bruja, Pavones y Tamarindo. Luego a inicios de los 70 se inició a surfear playa bonita y Portete de Limón y ya para mediados de los 70 se surfeaba Salsa Brava en Puerto Viejo.

¿Cómo fue tu experiencia en el Rio Tarcoles cuando te contaron de las olas en Playa Jaco?

En el año 1973 alguien me habló que en Jacó el mar era muy bravo y que posiblemente era un buen lugar para surfear, entonces decidí ir a investigar y llevar mi tabla para surfear. Pero como yo salía del trabajo al medio día a esa hora tuve que salir de San José con mi esposa y mi primer hijo que estaba de meses de nacido entonces cuando llegamos a pasar la balsa del Rio del Tarcoles ya había dejado de operar y volvía a dar el servicio hasta la mañana del día siguiente. Después de hacer señales para tratar de que la balsa viniera por nosotros y no lograrlo le propuse a mi esposa que durmiéramos en el carro, situación que no acepto y me dijo que fuéramos a un hotel pero no existían hoteles en el camino y la solución era devolverse hasta San José de nuevo. Entonces tome una última decisión para poder seguir el viaje, y fue cruzar de noche el Río Tarcoles a nado y cuando llegue al otro lado del río el balsero me regaño por hacer semejante locura y me informo que el río estaba cargado de cocodrilos y por dicha nos hizo el favor de ir a recoger el carro con la balsa y pasar el río sanos y salvos.

¿Qué tipo de tablas y accesorios se usaban en ese momento?

Eran tablas de una sola quilla y era fija y se surfeaba sin leash y entonces una de las maniobras más importantes que había que aprender era salir de la ola sin perder la tabla. Tampoco existía la maniobra del “pato” ya que las tablas en ese entonces eran un poco gruesas adelante lo que hacía casi imposible hacer esta maniobra. Ya en la época de mediados de los 70 se inventó el leash artesanal que consistía en abrirle a la quilla un hueco en la base y pasar un mecate de cabuya y amarrárselo al pie con un pañuelo para no lastimarse. Pero tendía mucho a reventarse o era muy peligroso porque se enredaba en el pie y el morete era bien grande. Luego algunos surfeadores creativos optaron por la genial idea de comprar manguera quirúrgica y pasar el mecate por dentro de la manguera para proteger el pie y que tuviera un poco más de elasticidad. La cera que utilizábamos era la parafina de las candelas y las derretíamos en un sartén y la poníamos en la tabla aunque algunas veces teníamos que raspar el brillo de la tabla para que pudiera pegarse bien, otra cosa curiosa era la ropa de baño ya que no era la tradicional sino de nadador normal (Tangas) y no pantalonetas surfas como ahora y para protegerse del sol utilizábamos camisetas con un nudo en la espalda y el bloqueador solar era casero hecho con óxido de zinc. Para conseguir una tabla nueva había que andar buscando surfeadores extranjeros que anduvieran por ahí para poder comprar una tabla más nueva o alguien que fuera a Estados Unidos y te pudiera traer alguna.

 

Don Roberto se ha caracterizado por su educación y ser un caballero dentro y fuera del agua.

¿Qué logros nacionales o internacionales alcanzaste?

Yo he practicado muchos deportes paralelamente al surfing; competí en motocross y sky acuático en los años 70, luego en los 80 competí en enduro que es una competencia de motociclismo atravesando montañas, en los 90 practique el kayak en dos modalidades el surf kayak y travesías por el mar y los ríos y entre los años 2000 y 2010 practique mountain bike, a partir del 2010 empecé a practicar el Stand Up Paddle y luego del 2010 comencé a practicar el surf de competencia en la categoría Master, en el 2011 logre la clasificación para competir en el mundial máster en El Salvador y ahora en este 2015 estoy compitiendo en las eliminatorias para sacar la selección nacional que asistirá a el mundial en las Islas Canarias, España.

¿Cómo has visto el crecimiento del surfing nacional a través de este tiempo?

Es impresionante lo que ha logrado el surfing tico en los últimos años en donde ha venido emergiendo como un país fuerte en la disciplina. Tenemos una generación muy buena y lo mejor es que se mantenga de esta manera y que se siga impulsando y apoyando el surf nacional.

¿Si tuvieras que dar tu punto de vista para intentar mejorar el surfing nacional cuál sería este?

Pienso que lo que se está haciendo está bien ya que las asociaciones locales promueven el surf con campeonatos y cuando estos muchachos (as) deban competir el Circuito Nacional ya están bien fogueados. Creo esa es la línea y el Circuito Nacional está muy bien organizado con personas trabajadoras y con ganas de hacer las cosas de la forma correcta. Pero considero hace falta más apoyo de los medios de comunicación para difundir el deporte y así los patrocinadores apoyen más a los atletas.

¿Cuál sería un consejo para las nuevas generaciones para que puedan llegar a ser grandes personas y atletas como vos?

 

Un consejo y uno de los detalles más importante es la disciplina y cuando digo disciplina no es solo practicar el deporte sino también a todo lo que esta palabra con lleva. Para llevar una vida ordenada alimentándose saludablemente y tomar el tiempo adecuado para ingerir los alimentos, dormir bien y así descansar el organismo de la forma correcta y recuperar energías.

Otro consejo sería que cuando vayamos a la playa y veamos basura por lo menos lo que nos quepa en la mano recogerla y depositarla en el lugar correcto y así damos el ejemplo a las nuevas generaciones y a los extranjeros que nos visitan de que los surfeadores ticos cuidamos nuestras playas.

 

Redacción: Enrique Hernández

2 Comments

  1. EDUARDO hernandez valle "ZAPATIN"

    RECUERDO A DON ROBERTO VERLO SURFEAR EN BOCA BARRANCA A PRINCIPIOS DE LOS 80´S, JUNTO CON PIONEROS TAMBIEN DE LA ZONA COMO A JESUS “CHUZ”, SECUNDINO ARIAS, KOKI REYES QDDG, EL NICA; ADEMÁS VENÍAN DE SAN JOSE ALGUNOS COMO PEDRO ODIO, MARIO SOTELA, GORY, ENTRE OTROS.. ERAN TIEMPOS DE BUENAS OLAS, INCLUSO UNA DE LAS OLAS MAS LARGAS DEL MUNDO EN ESE MOMENTO, DESDE EL PUNTO 1 HASTA LO QUE ES HOY EL HOTEL DOUBLE TREE….. MUCHA SUERTE DON ROBERTO.

    Responder
  2. victor solis miranda

    Mis respetos a mi estimado primo.

    Responder

Escriba un comentario