¡El Chirripó al extremo!

by tuanix

Nueva ruta se ofrece a quienes se atrevan a realizar una caminata por el coloso.

Los inmensos paisajes del macizo de Chirripó están ubicados entre los cantones de Pérez Zeledón, Talamanca y Turrialba, entre los límites provinciales de San José, Limón y Cartago. Como parte de la Cordillera de Talamanca sus estructura divide el territorio nacional dejando al este las llanuras del Caribe y la vertiente del Pacífico al oeste. El Parque Nacional Chirripó tiene una extensión de 50150 Ha, forma parte del Parque Internacional La Amistad y su asenso es un reto que muchos costarricenses deberían afrontar como parte de su enriquecimiento cultural, se ha dicho que no se llega a conocer este país hasta no visitar esta zona que ofrece ante los ojos del visitante un paisaje muy diferente al resto del territorio nacional.

Su pico más alto, que además le da el nombre al parque, El Chirripó, se eleva sobre el nivel medio del mar a 3820m y está rodeado de algunas bellezas inimaginables: El Valle de Las Morrenas, el Valle de los Leones, Los Ventisqueros, Los Crestones, El Valle de los Conejos y sus increíbles lagunas de origen glaciar. Muchas de las especies que se encuentran allí son endémicas, de manera tal que el paisaje que se encuentra en el macizo es único en este país con una cubierta vegetal en donde predomina el páramo de montaña, arbustos de no más de cuatro metros de altura cubren el paisaje de verde pálido entre un terreno caprichosamente rocoso con una bellísima estructura.

tuanix_magazine_chirripo

El reto que representa subir hasta el Chirripó, como el punto más alto de nuestro país, asusta a más de una persona, sin embargo la alegría por el éxito que se experimenta al final de viaje es motivo no solo para regresar, sino para regresar varias veces.
Frente a Los Crestones y al lado de un hermoso riachuelo se encuentra el único albergue del sector, en donde también opera la oficina del Sistema de Parques Nacionales. Allí se da refugio a los visitantes, se ofrece alimentación, baños y dormitorios, así como también información sobre las áreas que se pueden visitar. Para llegar a cada uno de los sectores es necesario desplazarse a pie durante un período relativamente largo y en algunos casos se debe caminar al menos medio día, de modo que el visitante debe tener claro que siempre tendrá que depender de sus pies para conocer los alrededores del macizo, de hecho el pico más alto se encuentra a poco más de una hora del albergue, por esa razón lo recomendable para subir a la cúspide es programar la caminata para el día siguiente.

Muchos viajeros con una buena condición física y algo de peso en la espalda suelen durar en el ascenso al Chirripó entre seis y ocho horas, sin embargo hay quienes se toman la caminata con más calma y llegan a la cima en más tiempo. De todas maneras el reto es llegar y para eso es conveniente distribuir la energía de acuerdo con la capacidad física.

tuanix_magazine_chirripo2

Una ruta nueva.
Utilizando la ruta tradicional para llegar hasta el Chirripó la caminata inicia en el pueblo de San Gerardo de Rivas, a 25 Km de San Isidro del General, la mayoría de los visitantes utilizan este camino y los más atrevidos suben por lo que se conoce como El Paso de los Indios, en el que se requiere de dos días de caminata y comparte el mismo punto de partida, sin embargo con los cambios en la administración del parque ahora se tiene como alternativa iniciar la caminata por el poblado de San Gerónimo de San Pedro, al norte de La Fortuna, a unos 50 Km de San Isidro del General.

Para quien asciende sobre esta ruta la distancia es similar a la caminata por San Gerardo (poco más de 14Km), sin embargo es un poco más empinada dado a que su punto de inicio está ubicado a menor altitud que San Gerardo, lo que la convierte en un reto mayor, por otro lado el camino es aún más rústico y se requiere de un mayor esfuerzo para recorrerlo. Los lugareños que utilizan esta vía utilizan caballos en escasas oportunidades, de manera tal que el terreno que se pisa es mucho menos compacto y hay mucha más humedad, con un camino más blando hay una exigencia mayor de energía en cada paso porque se experimenta un fenómeno comparado al de un mayor peso corporal. Dado a que el acceso se realiza por el sector suroeste de la cordillera, el macizo recibe al caminante con el bellísimo paisaje de la Sabana de los Leones, un lugar inimaginable que bien vale la pena visitar.

En el sector de San Gerónimo se ofrecen servicios de hospedaje y alimentación y tienen varios guías experimentados a disposición del turista, así como también ofrecen caminatas al Cerro Ena, que se encuentra en la misma cordillera y su pico se encuentra a menor altitud que el Chirripó. Los vecinos de San Gerónimo están bien organizados por medio de una asociación llamada ASOENA y tienen también servicio de acarreo de carga para quienes desean ascender con poco peso en su mochila o bien del todo sin ella. Se puede contactar a Don Alexis Quirós al teléfono 83114808 o en la dirección de correo alexisquiros19@hotmail.com, su gentileza y su amplia experiencia entre la montaña se combinan para hacer del viaje un recorrido muy ameno. Este acceso ofrece una nueva y retadora alternativa para los que ya son visitantes regulares y que buscan siempre una nueva hazaña en el ascenso al macizo, el paisaje que se encontrarán es tan hermoso como el del camino tradicional pero quizás con una carga un poco más fuerte por las exigencias del terreno.

tuanix_magazine_chirripo4

Se recomienda llevar zapatos de montaña que ya hayan sido utilizados anteriormente, una mochila cómoda con soporte en la cintura y que permita la circulación del aire en la espalda, una botella de agua -preferiblemente con filtro incorporado-, foco, ropa caliente y tenis para cambiarse en el albergue, sombrero, capa, bloqueador solar, saco de dormir (aunque el albergue brinda la posibilidad de alquilarlos), pijama caliente, medias extra, merienda (pueden ser confites, frutas secas o maní) y la cámara fotográfica que es indispensable.

Para mantener el paisaje impecable -tal y como lo encontrará el caminante- recomendamos traer de vuelta toda la basura que se genere durante la visita, los empaques de productos industriales suelen ser muy livianos y no requieren de espacio considerable en la mochila, de regreso en el pueblo los lugareños sabrán cómo disponer de esos desechos.

El clima húmedo, el aire puro, la baja temperatura y la caminata extrema invitan a ponerle ganas y mucho entusiasmo a la travesía, la adrenalina correrá por sus venas y el arduo ejercicio beneficiará todos sus músculos, El Chirripó es en definitiva un destino obligatorio.

Redacción y fotografía: Ricardo Quirós

Escriba un comentario